(ES) Santiago: Radiografía en kioskos

(The following article is currently only available in Spanish.)

Día a día, miles de personas transitan por las calles de nuestra capital junto a una parte fundamental del paisaje urbano: los kioskos. Estos pequeños negocios tapizan sus paredes con lo último en copuchas, nos actualizan las noticias de último momento, e incluso ofrecen material en inglés y francés, para consumidores más exigentes.

Santiago Chile
Photo by Gabriel Ortega

La forma de funcionar de los kioscos es diferente y varía según su contexto. Suelen pasar desapercibidos en nuestro paisaje y rutina diarias, o bien en el camino hacia nuestros lugares de trabajo o estudios. Pese a las diferencias entre uno y otro, los cientos de kioscos (y por supuesto sus dueños) tienen en común las largas jornadas de trabajo, las que comienzan aproximadamente las 5:30 de la mañana donde los kiosqueros van a buscar los diarios a la central para luego volver al negocio y aprovechar el público de la mañana.

En Providencia (altura del metro Los Leones), hay un promedio de dos kioscos por cuadra. Allí lo que más vende son las revistas de entretención según señala Jorge, un joven de 28 años que ha estado toda su vida involucrado en el negocio (las revistas periodísticas y de periodismo duro no son lo que prima aquí): “yo solo compro lo conocido: Caras, Cosmopolitan Vea, Tvgrama y ese tipo de cosas”.

Santiago Chile
Photo by Gabriel Ortega

Realidad distinta se vive en Santiago Centro, en pleno Paseo Ahumada donde Don Luis Ortiga tiene su kiosco. Él fue “arrastrado” a este negocio (como dice él) por su hermano, y con su fuertes creencias en la religión atribuye a su fé el éxito de su negocio. En su kiosco podemos encontrar de todo, desde la más glamorosa revista para mujeres, hasta la revista de periodismo más “dura”. También podemos encontrar revistas de economía y negocios en inglés y francés, idiomas que por lo demás, Don Ortiga domina en un nivel básico y considera “indispensables” para comunicarse con los turistas, parte importante de sus clientes.

Santiago Chile
Photo by Gabriel Ortega

A la salida del Campus Juan Gómez Millas de la Universidad de Chile en la comuna de Nuñoa, se encuentra el kiosco de don Julio, que lleva cinco años trabajando como kiosquero. Es ingeniero comercial de la Universidad de Chile, y su vida antes del kiosco era un constante viaje. “Estuve en muchas partes del mundo, y en un momento en Japón decidí que no quería ese tipo de vida, entre otras cosas, tenía que viajar mucho y echaba de menos a la familia”. Cuenta: ”Mi esposa surgió con la idea del kiosco cerca de la casa”. No se arrepiente de haber tomado esta decisión, parece muy contento de estar cerca de los jóvenes estudiantes. “Me gusta este lugar porque hay muchos jóvenes y para mi los jóvenes son el futuro”.

En la comuna de la Pintana el negocio resulta más difícil pues rara vez se venden diarios después de la mañana. Eduardo Inzulza (que mayormente vende dulces)

Santiago Chile
Photo by Gabriel Ortega

explica que en dicha comuna se venden diarios sólo en la mañana, porque después la gente se va al trabajo y estudios, y gran parte de esas personas realiza esas actividades en otras comunas; por ende, dicho espacio queda vacío y hay poco público a quien venderle los diarios.

Ana Cuevas comenzó en el negocio de los kioscos cuando su hijo tenía trece años; este negocio le ayudaría a obtener dinero para costear el tratamiento para la Leucemia de su hijo. Ella al principio tenía diarios pero fue difícil: “nuestra gran competencia en los kioscos de diario eran los de la familia Arce, que siempre han sido diarieros, por eso desistí. Ahora vendo confites“. Ella dice lo que más le ha tocado ver ha sido la delincuencia.

Los kioscos, aunque forman una parte prácticamente invisible en nuestra vida cotidiana, pueden considerarse una verdadera radiografía de nuestra capital. Reflejan en silencio importantes características de su contexto, y en sus productos, las realidades, personalidades e intereses de la sociedad chilena, ya sean quienes transitan junto a él en el Paseo Ahumada, o los habitantes de otras comunas donde despiertan con el sol y descansan al caer la noche en los agitados días del Gran Santiago.

Santiago Chile
Photo by Gabriel Ortega

No votes yet

Other articles you might enjoy

Leave a comment